Cuadro de mando para una empresa de software

Ya hemos lanzado nuestro producto, ya tenemos clientes y creemos que estamos haciendo todo bien pero los números no acaban de cuadrar. Normalmente, los coordinadores, responsables, emprendedores son optimistas por naturaleza por lo cual siempre sus números son al alza, creemos todo irá bien y cumpliremos todas las previsiones. Lamentablemente la realidad siempre llega y los números suelen ser difíciles de cumplir.

¿Estamos haciendo nuestro producto mejor? ¿Cómo lo sabemos?

¿Estamos mejorando la web? ¿Cómo lo sabemos?

¿Estamos mejorando la experiencia de usuario? ¿Cómo lo sabemos?

Creemos que por invertir tiempo en algo lo estamos mejorando, dedicarle tiempo a las cosas no quiere decir que obtengamos los resultados esperados.

Hace 4  años invertimos meses de trabajo en una web que mejoraría la experiencia de nuestros usuarios, estábamos tan orgullosos de nuestro trabajo que tardamos en reconocer que aquella web fue un fracaso, los usuarios no hacían lo que nosotros esperábamos que tenían que hacer. Es tan importante invertir tiempo en hacer cosas, como invertir tiempo en medirlas y mejorarlas.

1.-Antes del prototipo

Lo primero es probar la idea, no necesitamos tener una primera versión del producto para medir si nuestro modelo de negocio tiene éxito. Puedes llevar a los posibles clientes a tu web y darles la oportunidad de hacer una pre-reserva, una cuenta de twitter para seguirte, que te den el email. En esta primera fase estarás midiendo una cosa, si los potenciales clientes están interesados en probar tu producto.

2.-Lanzamiento del MPV (Producto mínimo viable)

Con el lanzamiento de la primera versión, podemos establecer los objetivos básicos que queremos medir, registros, conversiones, demos, descargas, tiempo de uso. En este punto obtendremos los indicadores clave de nuestro proyecto y los resultados base.

3.-Mejora continua

Normalmente  los equipos se ponen a discutir que cosas son buenas o malas para el producto, donde hay que mejorar esta o tal funcionalidad. Se debaten los proyectos y las mejoras de tu producto completo. Lo óptimo es ver como podemos mejorar esos indicadores clave, decidir los proyectos y después de su puesta en producción medir si realmente los indicadores clave están mejorando. Cuando los indicadores mejoran es cuando podemos celebrar que la realización de un proyecto es acertada. Si no mejoramos los indicadores clave nuestro proyecto no está avanzando.

4.-Seguimiento

El cliente se registra, descarga, mira los primeros pasos, los vídeos, usa el producto, compra, etc… para poder hacer un seguimiento necesitamos un número mínimo de usuarios usando nuestro producto completo. Cinco euros diarios en publicidad (google adwords) no es muy significativo para el marketing pero si nos traerá suficiente cantidad de usuarios para poder comprobar si nuestro ciclo vital mejora.

5.-Gráficas de seguimiento

Normalmente las gráficas que se suelen hacer en las empresas de software son las gráficas de la vanidad. Gráficas que acumulan los resultados y por lo tanto no podemos ver si en cada iteración estamos mejorando.

Aparentemente si vemos la gráfica parece que todo va bien y que las cosas mejoran con el tiempo, cuando la realidad puede ser lo contrario. Si vemos la gráfica de otra manera podremos ver si realmente los proyectos están mejorando los resultados claves.

En esta gráfica podemos ver los números relativos a los objetivos principales y como van cambiando en el tiempo dependiendo del éxito de las acciones que ponemos en marcha. Este gráfico pertenece a una empresa con iteraciones mensuales, cada mes evalúan si la novedades introducidas tienen impacto en los usuarios y los indicadores claves. Aquí te das cuenta de la típicas funcionalidades que para el equipo son críticas pero para el usuario no tienen ningún impacto.

6.-Características de una buena gráfica

Acción: una gráfica debe llevar a la acción, debe dejar claro las causa-efecto. Tiene que ayudar a tomar decisiones y demostrar si lo que estamos  haciendo iteración tras iteración está mejorando el producto completo.

Sencilla y agradable: cuando hagas un informe o un gráfico no olvides que no lo haces para tí, lo tiene que entender cualquier miembro de la empresa sin ningún tipo de explicación.

BibliografíaThe Lean Startup: How Constant Innovation Creates Radically Successful Businesses: How Relentless Change Creates Radically Successful Businesses

Después de un mal momento sólo viene uno bueno

Ayer me llego por twitter este vídeo que me hizo pensar que todos tenemos buenos y malos momentos pero nunca sabríamos de los primeros sino experimentamos de los segundos. El bien y el mal son necesarios para vivir, lo mismo que el éxito y el fracaso, la indiferencia es la peor de las emociones.

Cuando te caes sólo puedes levantarte, cuando te critican sólo puedes aprender, cuando te equivocas sólo puedes acertar, cuando lloras sólo puedes reír, cuando acabas sólo puedes empezar. Por que en el fondo eso es la vida una montaña rusa de subidas y bajadas. El vídeo merece la pena y ánima a no decaer, a seguir hambriento, a luchar cada mañana porque tus sueños se cumplan.

Dedicado a las personas que por una cosa o por otra están viviendo malos momentos.

Fracaso todos lo días

El fracaso es uno de mis temas favoritos, escribí varios artículos respecto al fracaso y al éxito que han dado que hablar en la red:

El fracaso es el camino hacia el éxito

¿Es bueno el fracaso?

Hay que reconocer cuando te equivocas

-Google también fracasa

Pues como no podría ser de otra forma fue uno de los temas de los que hablé en mi presentación del Iniciador, espero que os guste…. aquí va el segundo vídeo.

El fracaso es el camino hacia el éxito.

Hace dos semanas que no escribo, los viajes, las emociones y las decisiones no han dejado tiempo ni energía para el Blog. Las últimas dos semanas han supuesto posiblemente el mayor aprendizaje de los últimos 10 años, todo condesado y enlatado en catorce intensos días.

Casualmente el día 18 de Noviembre se publicaba una entrevista que había concedido hablando sobre el Fracaso en el error positivo.

Cuando en poco tiempo tienes que tomar muchas decisiones a las que no estás acostumbrado cometes cientos de errores, de pequeños fracasos, eso si, cada uno de ellos es una aprendizaje único, vital e inolvidable.

El significado de la palabra fracaso nos trae a nuestra cabeza mensajes como no tener éxito,  frustrarse, tener resultado adverso, no llegar a buen fin.

Se piensa que el fracaso y el éxito son palabras antagónicas que no pueden ir de la mano de la misma persona. El éxito y el fracaso están tan cercanos que no deberían separarse en dos términos. El fracaso es el camino hacia el éxito.


1.- Del fracaso al éxito sólo hay un centímetro

Cuando era un guaje jugaba en un equipo de fútbol, un día el entrenador me dio una lección que nunca olvidaré. Este entrenador tuvo la suerte de haber compartido banquillo con Diego Armando Maradona cuando Diego jugó un año en el Sevilla, entonces le pregunté:

– ¿Qué diferencia a Maradona de los demás jugadores?

– Un centímetro -me respondió- entonces miró mi cara de asombro, esperó unos segundos y continuó.

– Diego le pega al balón un centímetro más abajo o más arriba que los demás. Eso hace que vaya a la escuadra o que se vaya fuera.

Del fracaso al éxito sólo hay unos pequeños centímetros de diferencia. Para llegar al punto exacto tienes que probar (fracasar) una y otra vez hasta que encuentres el punto justo. No he conocido a ningún buen jugador de fútbol que no haya errado miles de tiros a fútbol antes de enchufarlas en la escuadra.

2.- La suerte del éxito

El fracaso es un paso anterior al éxito y todo lo que se salga de ahí es, como el burro, tocaste la flauta por casualidad. En los negocios siempre se busca que suene la flauta, el pelotazo, el gran acierto, que suene la flauta. Todo lo demás parece que no vale. Lo que no nos paramos a mirar es que las grandes empresas no se hacen en un año, se necesitan años de errores, de equivocaciones para tener éxito.

Al fracaso no hay que temerlo, hay que amarlo, entenderlo, comprenderlo y extraer la fuente de conocimiento que existe en cada uno de ellos. La sabiduría la da el fracaso, no los libros, no los blogs, los humanos sólo aprendemos de lo que hemos vivido. Está claro que un libro nos puede enseñar a pegarle mejor a un balón, pero al final señores hay que pegarle y mandarla al anfiteatro para saber que se siente.

3.-El aprendizaje

El fracaso no es el problema, lo realmente importante es cómo reaccionas antes tu fracasos, cómo los afrontas, qué lecciones extraes. Lo grande de un fracaso es volver a levantarte y volver a tirar a portería aprendiendo que podemos mejorar de lo anterior.

De cada fracaso, de cada error, se sacan conclusiones básicas, se aprende. Cuánto más grande es el fracaso, más se aprende, porque el recuerdo emocional que se nos queda grabado es mayor. Tardamos más en olvidarlo por lo tanto el aprendizaje es mayor.

Todo el mundo fracasa, los mayores triunfadores de la historia tienen una vida plagada de fracasos y errores. Entonces, si todo el mundo fracasa, ¿Qué diferencia a unos de otros?

4.-¿Cómo reaccionas ante el fracaso?

Lo primero y básico ES RECONOCERLO. Nos cuesta mucho ver nuestros errores porque nunca los identificamos, la culpa es del compañero, la empresa, el país y sino de la mierda de mundo en el que vivimos. Tendemos a buscar culpables de nuestros fracasos en todos los sitios posibles menos en el único efectivo, NOSOTROS MISMOS.

¿Qué será más fácil? que cambie yo o conseguir cambiar al compañero, la empresa, el país y el mundo en el que vivimos. Además si analizamos las cosas cuando realmente cambiamos nosotros cambiamos el mundo que nos rodea.

Cuando lo reconoces, lo miras, piensas en él, analizas porque ha ocurrido, te preguntas:

¿Qué debo hacer la próxima vez?
¿Cómo puedo evitarlo?
¿Cómo mejorar?
¿Qué tengo que cambiar en mí?

5.-El fracaso y la sociedad

El problema real del fracaso es que es un problema de educación y sociedad. Lo vemos cada día en periódicos, TV y radio. Los errores son pagados con castigos, con culpables. La gente se ríe de los que fracasan, de los que lo intentan, de los que tratan de hacer cosas. Por eso existe miedo a emprender y hacer cosas.
Nuestros padres nos castigaban cuando hacíamos algo mal, realmente el aprendizaje que obteníamos era “No volver a hacerlo, no volver a intentarlo”. Cuando alguien fracasa lo más probable es que sus amigos y familiares le digan la famosa frase española “Ya te lo avisé”.

Si un equipo de fútbol pierde un partido, si un partido político se equivoca, si una empresa mete la pata, al día siguiente es crucificado públicamente y cientos de personas dirán: “Ya se veía venir” “Esto ya lo decía yo” “A la calle”.

Si socialmente se valorara a la gente que trata de conseguir cosas y no se les martirizara, las cosas serían diferentes.

Por tanto debemos darnos cuenta de que no existe tanta diferencia entre el éxito y fracaso. Que al éxito se llega con mucha práctica de fracasos previos y rara vez por causalidad. Para llegar al éxito debemos de aprender antes de nuestros fracasos y para aprender de ellos hay que reconocerlos previamente. No nos dejemos llevar por el tópico social de que el fracaso es malo sino por la realidad de que el El fracaso es el único camino hacia el éxito.

Escrito con la sabiduría que da el fracaso.

¿Es bueno el fracaso?

Los éxitos son más informativos que los fracasos. Si tienes éxito, todo está bien, en la web existe más información sobre éxitos que sobre fracasos. Todos los días podemos leer en los blogs miles de post relativos al éxito de empresas. Todos conocemos información sobre éxitos como Google, Apple y Microsoft.

Lo que no nos damos cuenta es que donde existen realmente lecciones son en los fracasos, de lo que realmente se aprende es de equivocarse. En mis 10 años en el mundo de la empresa han sido cientos de errores y fracasos de los que aprendí realmente lecciones de vida. Como recita mi cantante favorito, Con la sabiduría que da el fracaso..

¿Por qué no se crea un blog de fracasos? Alguien que exponga los casos de las cientos de start-up que fracasan cada día de las que podemos aprender. Fracasar no sólo es bueno sino que es necesario. Te haces un MBA y te enseñan como lo hace Coca-Cola o Pepsi, Oracle o Microsoft, yo quiero casos de empresas que quiebren y como evitarlo.

Sobre todo en España hay un enorme temor el fracaso, tendemos a ocultarlo a esconderlo debajo de la alfombra. Nos cuesta decir que nos van mal las cosas, lo importante es aparentar que somos perfectos y que no tenemos errores. El primer problema de no avanzar es no reconocer e indagar en todas las cosas que hacemos mal cada día. En cada jornada de trabajo cometemos más errores que aciertos, lo que pasa que nos empeñamos en recordarnos lo que hacemos bien y olvidarnos de lo que hacemos mal.

El camino al éxito esta lleno de cientos de fracasos de los que aprender.


fracaso_escolar

Google también fracasa

Parece que Google nunca comente errores y todo lo que hace lo hace bien. Admiro a esta compañía pero también falla. Hace 4 meses en este blog anuncié que Google estaba creando un second life.

¿Qué ha pasado? Acaba de anunciar el cierre del proyecto.

Soy de los que piensa que se aprende mucho de los fracasos y poco de los éxitos. En el pasado comenté de este proyecto :

“Toda la historía es muy rara y no cuadra con la política seguida normalmente por Google”

“No he podido probar el producto de momento porque se tiene que instalar en local y no tienen versión para MAC. (mañana me buscaré un Windows)”

“Ojo a este movimiento de Google que se las trae. Podemos estar asistiendo al nacimiento de un nuevo Second Life”

Realmente les veía con capacidad se sacar un second life adelande, pero son humanos. Se han salido de su foco y su estrategia y les ha pasado factura.

Entre sus comentarios en su web está:

“Queremos priorizar nuestros recursos y en focalizar en nuestros cores……”

Si es que cuando te sales del foco, hasta GOOGLE lo pasa mal. Me encanta esta noticia porque me enseña que siempre hay que tener muy claro LO QUE NO VAS A HACER.

¿Conoces tu Core?

¿Estás focalizado?

¿Todos en la compañía conocéis vuestros principios, valores y estrategia?

fracaso