Cuadro de mando para una empresa de software

Ya hemos lanzado nuestro producto, ya tenemos clientes y creemos que estamos haciendo todo bien pero los números no acaban de cuadrar. Normalmente, los coordinadores, responsables, emprendedores son optimistas por naturaleza por lo cual siempre sus números son al alza, creemos todo irá bien y cumpliremos todas las previsiones. Lamentablemente la realidad siempre llega y los números suelen ser difíciles de cumplir.

¿Estamos haciendo nuestro producto mejor? ¿Cómo lo sabemos?

¿Estamos mejorando la web? ¿Cómo lo sabemos?

¿Estamos mejorando la experiencia de usuario? ¿Cómo lo sabemos?

Creemos que por invertir tiempo en algo lo estamos mejorando, dedicarle tiempo a las cosas no quiere decir que obtengamos los resultados esperados.

Hace 4  años invertimos meses de trabajo en una web que mejoraría la experiencia de nuestros usuarios, estábamos tan orgullosos de nuestro trabajo que tardamos en reconocer que aquella web fue un fracaso, los usuarios no hacían lo que nosotros esperábamos que tenían que hacer. Es tan importante invertir tiempo en hacer cosas, como invertir tiempo en medirlas y mejorarlas.

1.-Antes del prototipo

Lo primero es probar la idea, no necesitamos tener una primera versión del producto para medir si nuestro modelo de negocio tiene éxito. Puedes llevar a los posibles clientes a tu web y darles la oportunidad de hacer una pre-reserva, una cuenta de twitter para seguirte, que te den el email. En esta primera fase estarás midiendo una cosa, si los potenciales clientes están interesados en probar tu producto.

2.-Lanzamiento del MPV (Producto mínimo viable)

Con el lanzamiento de la primera versión, podemos establecer los objetivos básicos que queremos medir, registros, conversiones, demos, descargas, tiempo de uso. En este punto obtendremos los indicadores clave de nuestro proyecto y los resultados base.

3.-Mejora continua

Normalmente  los equipos se ponen a discutir que cosas son buenas o malas para el producto, donde hay que mejorar esta o tal funcionalidad. Se debaten los proyectos y las mejoras de tu producto completo. Lo óptimo es ver como podemos mejorar esos indicadores clave, decidir los proyectos y después de su puesta en producción medir si realmente los indicadores clave están mejorando. Cuando los indicadores mejoran es cuando podemos celebrar que la realización de un proyecto es acertada. Si no mejoramos los indicadores clave nuestro proyecto no está avanzando.

4.-Seguimiento

El cliente se registra, descarga, mira los primeros pasos, los vídeos, usa el producto, compra, etc… para poder hacer un seguimiento necesitamos un número mínimo de usuarios usando nuestro producto completo. Cinco euros diarios en publicidad (google adwords) no es muy significativo para el marketing pero si nos traerá suficiente cantidad de usuarios para poder comprobar si nuestro ciclo vital mejora.

5.-Gráficas de seguimiento

Normalmente las gráficas que se suelen hacer en las empresas de software son las gráficas de la vanidad. Gráficas que acumulan los resultados y por lo tanto no podemos ver si en cada iteración estamos mejorando.

Aparentemente si vemos la gráfica parece que todo va bien y que las cosas mejoran con el tiempo, cuando la realidad puede ser lo contrario. Si vemos la gráfica de otra manera podremos ver si realmente los proyectos están mejorando los resultados claves.

En esta gráfica podemos ver los números relativos a los objetivos principales y como van cambiando en el tiempo dependiendo del éxito de las acciones que ponemos en marcha. Este gráfico pertenece a una empresa con iteraciones mensuales, cada mes evalúan si la novedades introducidas tienen impacto en los usuarios y los indicadores claves. Aquí te das cuenta de la típicas funcionalidades que para el equipo son críticas pero para el usuario no tienen ningún impacto.

6.-Características de una buena gráfica

Acción: una gráfica debe llevar a la acción, debe dejar claro las causa-efecto. Tiene que ayudar a tomar decisiones y demostrar si lo que estamos  haciendo iteración tras iteración está mejorando el producto completo.

Sencilla y agradable: cuando hagas un informe o un gráfico no olvides que no lo haces para tí, lo tiene que entender cualquier miembro de la empresa sin ningún tipo de explicación.

BibliografíaThe Lean Startup: How Constant Innovation Creates Radically Successful Businesses: How Relentless Change Creates Radically Successful Businesses

¿Cómo empezar un proyecto de Software Empresarial?

Es la pregunta que me hicieron ayer por la tarde en una entrevista para fomentar el espíritu emprendedor de las nuevas generaciones de universitarios. La respuesta que me salio del corazón fue, LOCURA CONSCIENTE.

El punto de locura

No puedes pretenter crear un proyecto con todos los flecos atados, con todas la incógnitas resueltas, teniendo todas las respuestas. La parálisis por análisis es uno de los principales problemas del emprendedor analítico. Hay que dejarse llevar por lo que sientes, creer en lo que haces y sobre todo sentir un punto de ilusión y pasión en el estómago.  Ese punto de locura es necesario para empezar un proyecto, para crear algo que no existe nada más que en tu cabeza, para llevar las ideas a la realidad.

La parte consciente

Tienes que tener una dirección, saber en que vector te mueves. Analiza bien datos e información que apoyen tus hipótesis. Antes de partir debes apuntar  hacía un destino, estoy en Gijón y quiero ir a New York. Con el tiempo serás consciente de que nunca llegarás a New York pero te acercarás y esto le dará una dirección y una orientación a tu proyecto. Tendrás unas guías de trabajo por las que moverte. El día a día, cada decisión, conformarán tu viaje y tu destino pero la parte consciente, de dirección es básica para que la locura acabe en buen puerto.

.

10 Mitos sobre emprendedores.

En el Blog onstartups.com se publicó hace unos meses los resultados de una encuesta a emprendedores de más de 500 empresas de diferentes industrias. El informe muestra resultados muy curiosos y que desmontan ideas preconcebidas que tenemos todos sobre los emprendedores. El informe final se denomina Anatomy of Entre 071309_FINAL

En este informe se destronan muchos Mitos que tenemos en la cabeza sobre ¿Cómo es un emprendedor?


1.-La edad media de los fundadores de una empresa es de 40 años. Todos pensamos que los emprendedores fundan empresas a los 20 años pero lo real es que eso es la excepción, las personas montan empresas normalmente cuando ya tienen cierta experiencia profesional. Uno de los casos que más admiro es el de Amancio Ortega que aunque empezó antes en los negocios abrió la primera tienda de Zara a los 39 años.

.

2.-El 95.1% tienen estudios superiores y el 47% MBA o similares. El mito del emprendedor sin ningún tipo de estudios, es eso, un mito, la mayoría de los emprendedores tienen formación o se han formado cuando han desarrollado la empresa.

.

3.-Menos del 1% eran realmente ricos antes de fundar su empresa. Esto es más o menos normal si eres realmente rico, es raro que tengas espíritu emprendedor.

.

4.-Menos del 1% eran muy pobres al empezar su empresa. Yo también tenía en la cabeza al emprendedor que empieza de la nada pero esta visto que la mayoría de emprendedores son realmente de clase media, ni ricos ni pobres responden al perfil de emprendedor.

.

5. 49.9% de los fundadores tenía un familiar que había emprendido previamente. Podemos hablar de padres, tíos, hermanos, existe un porcentaje de emprendedores que suele tener un modelo familiar referente que le empuja a emprender.

6. 51.1% de los fundadores nunca tuvo un referente familiar para emprender. Más de la mitad de los emprendedores fueron los primeros en sus familias que iniciaron un proyecto.

.

7. 69,9% de los encuestados indicaron que estaban casados cuando se puso en marcha su primera empresa. Para mi esto responde al sentimiento de seguridad y apoyo que suele tener un emprendedor para empezar. Si no está seguro en la parte personal suele ser complicado que lo esté en la parte empresarial.

8. El 59,7%  de los encuestados indicaron que tenían al menos un hijo, cuando lanzó su primer negocio, y el 43,5% tenían dos o más hijos. Se comenta que cuando tienes hijos, tienes más ganas de hacer cosas y de sacrificarte por ellos. Al parecer tener hijos despierta el espíritu emprendedor que llevamos dentro.

.

9. La mayoría de los emprendedores han lanzado aproximadamente 2-3 empresas. Está claro que cuando empiezas no puedes parar, normalmente el emprendedor lanza más de un sólo proyecto. Los emprendedores que no se centran en autoempleo acaban generando siempre más de un proyecto.

10. 75,4% de los emprendedores han trabajado al menos seis años en otras compañías ante de empezar la suya propia. Es interesante observar como la mayoría de los emprendedores trabajaron en otras empresas antes de empezar a emprender. La experiencia es un grado hasta para montar empresas.

Al leer el informe se me cayeron al suelo muchos mitos que uno tiene sobre como son los emprendedores. Del informe se sacan muchas conclusiones pero una por encima de todas, las excepciones confirman la regla.

Trabajar mucho ¿es bueno?

Siempre existen personas trabajando mucho en las cosas equivocadas. Trabajar en la línea adecuada es más importante que trabajar mucho.

Cúando empiezas, eres emprendedor, autónomo o tienes tu propio negocio, normalmente te empeñas en trabajar mucho, no analizas si estás invirtiendo bien tu tiempo, pero el caso es que NO PARAS DE HACER HORAS.

Todos los días cierran empresas lideradas por emprendedores que trabajaban mucho. Trabajar muchas horas no es tan importante como se ha mitificado, lo más importante es invertir cada hora en lo más rentable para tu negocio. Conozco mucha gente que tiene tanto trabajo que no tiene tiempo a pensar, si no puedes pensar lo que estás haciendo probablemente es tirar tu tiempo y el dinero de tu empresa.

Con mi experiencia de hoy y con la mitad de horas que trabajé los primeros años de la empresa tendría muchos mejores resultados. Equivocarse es bueno pero te hace perder un montón de tiempo y dinero.

Trabajar mucho suele ser una disculpa para tener un fracaso empresarial, me fue mal pero yo trabajé mucho, ¿Qué más da? Al final las empresas tienen que sobrevivir y trabajar mucho no es la solución sino piensas realmente lo que estás haciendo.

¿Qué hacemos cuando trabajamos mucho?

  • Trabajar en cosas solo por estar trabajando en algo (aunque no sea realmente importante)
  • No sabemos que estamos haciendo realmente.
  • Trabajamos porque nos asusta el fracaso.
  • Nos preocupamos por cosas por las que realmente no debemos estar preocupados.
  • Hacemos más cosas de las necesarias.
  • Creamos más features a nuestras web o productos de las que necesitan.
  • Nos dejamos distraer por los competidores.
  • Pasamos tiempo en la oficina sólo por creer que somos más productivos en ella que en casa.

Si te quitas todos estos ladrones de tiempo tu negocio dará el mismo dinero y además estarás en casa para cenar y ver a tus hijos.

Pararte a pensar como invertir tu tiempo mejor es mucho más importante que trabajar muchas horas. Presta atención a que pasa en el mundo y céntrate en lo realmente rentable.

Puedes ahorrar mucho tiempo cuando trabajas en las cosas adecuadas. Trabajar duro está bien siempre que lo hagas en la dirección correcta sino es una pérdida de tiempo.

.

time